Pauta oficial para unos pocos

Durante el 2013, solamente nueve de las casi treinta radios de Concepción del Uruguay se vieron beneficiadas por la pauta oficial. Esta cifra es aún más clara si hablamos de porcentajes, únicamente recibieron publicidad estatal el 30% de las emisoras locales, y un 70% de ellas quedaron fuera del reparto. Estos datos que pueden verificarse desde la propia página web oficial del municipio.

Ver el balance de gastos completos aquí. mcu

 

Si nos posicionamos desde uno de los puntos céntricos de Concepción del Uruguay como es la plaza Urquiza, y recorremos el dial de cualquier sintonizador de radio, podremos escuchar hasta 28 señales distintas en frecuencia modulada (FM). Entre estas, aparecen también emisoras de otras localidades, pero dentro de las locales que fueron consideradas para este informe, hay radios sin fines de lucro, comerciales y estatales. Además existen también algunas barriales de escaso alcance.

Sin títuloooooo

¿Qué opinan los directivos de las emisoras locales?

Cuando les planteamos a diferentes dueños de radios locales las cifras de que solamente 9 de 28 radios recibieron pauta oficial, esto nos respondían:

Hugo Barreto, propietario de una emisora local como Radio 9 (beneficiado por la pauta oficial), nos manifestó lo siguiente: “no conozco como se reparte la publicidad desde la municipalidad, ni cuál es la cantidad de medios que reciben”. La misma respuesta nos dieron Juan Velazquez, director de AM LT 11, y Juan Antonio Izaguirre, titular de Radio Total.

“Creo que hay favoritismo por la cantidad que se les paga a las radios”.Hugo Barreto (Radio 9)

Por su parte Martín Fernández, dueño de FM Impacto’s, quien no recibe pauta oficial alguna declaró: “No conocía la cantidad exacta de las radios que habían recibido, pero sé que es una cantidad reducida”.

Desde Radio Total nos afirman que: “No creo que haya favoritismo ni político ni por amistad en el reparto de publicidad oficial”, Juan Velazquez, director de LT 11 (AM estatal) concuerda con esta opinión, diciendo también que “Desconozco que haya favoritismo en el monto que se paga a las radios”.

Por su parte Hugo Barreto (Radio 9) nos manifestó “Creo que hay favoritismo por la cantidad que se les paga a las radios, pero no por amiguismo”, sin embargo Martin Fernández opina muy distinto, ya que según él “Hay favoritismo, no con respecto a la línea editorial pero si con respecto al amiguismo”.

Antecedentes

En el reparto de la pauta la municipalidad discriminó al 70% de las radios locales. Ha habido muchos casos similares en el país, y la Corte Suprema ha actuado al respecto.

El máximo tribunal de justicia de la República Argentina nos brinda antecedentes de como cree que se debería repartir la publicidad estatal, o al menos del como no debería manejarse.

Todo comenzó a raíz del fallo en el caso “Diario Río Negro contra la Provincia de Neuquén”, en el cual -en 2007- la Corte estableció que un gobierno no puede distribuir arbitrariamente pauta a los medios de comunicación. Sostuvo el tribunal que si bien no existe el derecho de recibir publicidad oficial como tal, el Estado no debe asignar los recursos publicitarios de manera arbitraria, ni debe tener en cuenta el enfoque editorial del medio al decidir tales asignaciones.

Este fallo se repite por ejemplo en los siguientes casos: Diario Perfil, Canal 13, productora de Luis Majul.

Click para ver los diferentes casos:

el 13         perfil logo     Majul-Luis_Color.png_53082678

¿Qué se dice desde el municipio?

El foco de toda esta cuestión de la pauta oficial a nivel local, recae desde luego en la Municipalidad de nuestra ciudad, Liliana Reimondi quien es la directora del Área de Prensa Municipal, nos reconocía que “al no existir una reglamentación para los municipios, desde la municipalidad tampoco se guían por ningún tipo de metodología específica a la hora de seleccionar los medios en donde pautar, sino que se eligen por criterios como de audiencias o de costos, es decir, teniendo en cuenta ciertos aspectos de influencia dentro de la audiencia ciudadana, pero sin ningún método que sea requerido por alguna ley u ordenanza”.

“Desde la municipalidad tampoco se guían por ningún tipo de metodología específica a la hora de seleccionar los medios en donde pautar” Liliana Reimondi (Dir. Prensa Municipal).

Esto indudablemente provoca una selección muy deíctica, generando que solamente el 30% de las radios locales se vean beneficiadas por la pauta oficial municipal.

Una situación que se repite

Para contextualizar nuestra situación local donde el 70% de las radios locales sufren esta discriminación de la pauta oficial, podemos ver también que se da en general en toda la zona de nuestro litoral, ya que según un informe de FOPEA (Foro de Periodistas Argentinos), después de consultar a casi 100 periodistas de la región litoraleña, donde se encuentra Entre Ríos, solamente el 2% cree que el reparto de publicidad estatal es transparente, el 10% se abstuvo de contestar y el 88% de los periodistas dijeron que no creen que la distribución sea transparente.

Sin títulooooopo

¿Cómo debería ser el reparto?

Para evitar que solo el 30% de las emisoras locales reciban pautas oficiales, también le consultamos a los propietarios de las radios cómo creían ellos que tendría que ser el reparto, y nos hemos encontrado con opiniones encontradas, como la de Juan Antonio Izaguirre de Radio Total por ejemplo, quién cree que “no importa, ni debe importar cómo se maneja la publicidad en la municipalidad”, en este caso, lo que le preocupaba era que exista algún tipo de intermediario

entre el municipio y las radios, como una agencia de publicidad por ejemplo, y que por eso la contratación deje de ser directa.

“No importa ni debe importar como se maneja la publicidad en la municipalidad” Antonio Izaguirre, Radio Total

Por otro lado, Martín Fernández desde FM Impacto’s opinaba: “la municipalidad debería dejar de lado las amistades, mirar un poco más a todos los medios de la ciudad y valorar el trabajo diario que hace cada uno”.

“La municipalidad debería dejar de lado amistades” Martín Fernández, FM Impacto’s

También Juan Velazquez, director de LT 11 (radio estatal), nos decía “La distribución de pauta debería ser en cuanto a los oyentes y capacidad de alcance del medio”, y agregaba que “hace falta un censo y registro oficial de todas las radios de la ciudad”.

Por último, Hugo Barreto desde Radio 9 nos manifestaba: “Debería contratarse a todos los medios legales, esclarecerse el criterio con el que se reparte y que la municipalidad fije el monto que paga”.

La obligación de buscar un camino

Solo el 30% de las radios recibió pauta oficial durante el 2013, el 70% de las radios restantes, discriminadas.

La municipalidad no solo que no tiene un criterio fijo de como repartir la publicidad, pero esto no quiere decir que no lo pueda tener. Está el ejemplo  de la Ordenanza del Municipio de Bahía Blanca (ver aquí), donde se propone denominar con distintas categorías a cada medio o programa, otorgándoles un puntaje debidamente fundamentado para así poder determinar los valores a cotizar, priorizando la producción local, programas o medios de mayor audiencia o tiraje, antigüedad en el rubro como así también el compromiso cultural que tengan con la ciudad.

Huérfanos de una ley que regule la distribución de pauta oficial, las sospechas de inclinación subjetiva por parte de la municipalidad para asignar recursos públicos está latente.

Los datos oficiales reflejan que solamente casi 1/4 de las radios de Concepción cuentan con el apoyo de la municipalidad para subsistir, las demás radios no reciben este ingreso estatal.

Si existen medios, es porque hay gente que los escucha, audiencia que los demanda, y esa audiencia es parte de la ciudadanía y que esta se merece recibir los mensajes que la municipalidad contrata mediante la pauta oficial (sin confundir publicidad con fines informativos con publicidad con fines propagandísticos políticos). Tanto los medios de mayor audiencia y cobertura como los de menor alcance y e incidencia, deben de poder acceder de una manera equitativa y democrática a la distribución de la pauta oficial, porque tanto aquél oyente que escucha una emisora de barrio, como el frentista que es seguidor de un medio masivo, son ciudadanos con los mismos derechos y obligaciones, por lo cual no debería se sufrir ningún tipo de restricción en el acceso a la divulgación de lo público.

Beber, Federico; Del Real, Facundo; Muñoz, Luciano.

Cátedra: Redacción e Investigación Periodística, FCCyE – UCU.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s